6/22/22

GUSTO POR LA LECTURA (2)

 ¿Cómo diseñar semanalmente la media hora de lectura obligatoria en clase?
(Antes que nada, repasad los tips sobré qué hacer y qué no hacer durante esta media hora de lectura)

Por supuesto, este orden es perfectamente intercambiable:

DIA 1: Lectura silenciosa individual de un libro escogido por cada alumno/a, hasta terminar con él. Podemos dar la opción de cambiarlo si no les "atrapa", pero solo a partir de la siguiente sesión, nunca durante la misma en que lo han escogido y/o empezado a leer. Los libros se escogen libremente desde casa (propios), la biblioteca escolar o la biblioteca de aula.
En mi clase, se hace un registro en DIN-A3 sobre aquellos libros terminados (uno para libros en castellano y otro para libros en catalán). Este año, sin ir más lejos, quien menos ha leído ha acabado y disfrutado de 9 libros (una media de uno por mes). Quien más, leyó 18. 

DÍA 2: Lectura en común de un libro escogido por el tutor/a: en este curso, se trató de leer "Harry Potter y la piedra filosofal" en castellano, "Les bruixes" de Roald Dahl en catalán y dedicamos este tercer y más corto trimestre a leer "Astèrix el galo" en castellano y "Astérix als jocs olímpics" en catalán. Se combina la lectura de modelaje del propio tutor/a con la expresiva de los alumnos/as. Esperan ese día con ilusión. Evidentemente, hay que hacer una buena selección de las obras en común; en nuestro caso, este año acertamos plenamente. Al final de cada lectura en común, dedicamos una sesión de cine para ver la película que adapta la obra leída y nos sirve para encontrar las similitudes y diferencias entre la obra literaria y la cinematográfica. 

DÍA 3: Lectura comprensiva a partir de clásicos de la literatura juvenil. Dedicamos todo un mes a un personaje, libro o autor reconocido y el tutor/a preparara esas lecturas (en nuestro caso, tanto en castellano como en catalán) para realizar lectura en silencio, modelaje, en voz alta (allí en directo) y expresiva (haciéndoles preparar en casa ese texto). Suele ir acompañado de un test de preguntas, tanto de redactado escrito (en la libreta) como de respuesta múltiple (mediante el classroom). De todas maneras, esa parte de la comprensión la dejamos para otro momento de las asignaturas correspondientes (catalán y castellano). No hay mejor manera de darles a conocer a Tom Sawyer, Charles Dickens y su cuento de Navidad, el Quijote de Cervantes, los mitos griegos como el Minotauro o la Guerra de Troya, el pequeño Nicolás de Goscinny, Roald Dahl o Julio Verne.

DÍA 4: Otra sesión de lectura en silencio como el día 1.

DÍA 5: Lectura en común de textos expositivos. Ligado a lo que explicamos en esta entrada sobre la importancia del conocimiento y la cultura general, hemos hecho una selección de textos expositivos de toda índole (en catalán y castellano indistintamente) para leer, debatir y trabajar sobre ello. La dinámica es similar a la del día 2, pero el objetivo es formarse y dejarse atrapar por la infinidad de curiosidades de la ciencia, la biología y la vida humana en general, todo ello con la finalidad de charlar sobre ello y, quizás, abrir la curiosidad de un alumno/a hacia un nuevo mundo de saberes. Y todo ello gracias a la lectura.

GUSTO POR LA LECTURA (1)


Imagine que en su escuela o instituto se deciden a implementar media hora de lectura diaria obligatoria para todo el alumnado. Pues bien, aquí van unos sencillos tips sobre qué hacer y qué no hacer durante esa media hora.

6/16/22

LA ORACIÓN CONCLUSIVA

En Primaria (muy probablemente en los primeros cursos de Secundaria también) muchas veces nos encontramos con que, a la hora de hacer una redacción, los alumnos/as se pierden en una historia para la que solo van liando la madeja sin llegar a ningún sitio. Muchas veces ésta queda cerrada abruptamente y no son pocas las ocasiones en que todo el nudo argumentativo desarrollado no ha hecho más que girar en bucle, sin rumbo, acabando como estaban al principio los personajes o el planteamiento inicial del texto.



Empecemos con la Oración Conclusiva. Eso es lo primero que tendrá que escribir el alumno/a: Una oración final para el texto. Eso va a originar una serie de mejoras: 

         - Para empezar, obliga al alumno a hacer esa reflexión mental sobre la historia antes de ponerse a escribir sin haber reflexionado, lo cual es imprescindible. En esta fase también juega un papel fundamental el Esquema Rápido, del que ya hablaremos en otro TIP.

         - En segundo lugar, tener una O.C. nos permite saber cómo terminará la historia, por lo que todo el cuerpo del texto correspondiente al nudo deberá dirigirse hacia allí. Dicho de otro modo, si sabemos a dónde queremos llegar, escoger el camino adecuado hacia ello va a ser más sencillo.

¡Empezar por el final, a veces es sumamente eficaz!

6/15/22

LAS GRANDES PREGUNTAS

Ante un tema de medio natural o social (por ejemplo "El Imperio romano") debemos huir del propio título del tema como un objetivo general y hay que pensar en términos de objetivos más concretos.


Para ello debemos hallar objetivos de aprendizaje que vayan más allá del simple concepto de "aprender sobre los romanos" (siguiendo el ejemplo anterior). 

Para ello, quizás sería ideal establecer objetivos más concretos y ambiciosos: "Entender el impacto del Imperio Romano en el mundo de su época y la nuestra" para luego llegar a una gran pregunta que guíe todo el tema, a modo de misterio que debe ser resuelto: "¿Qué cosas hemos heredado en nuestra sociedad de ese imperio?" 

Con ese "misterio" planteado, conectar los diferentes conceptos, materiales y acciones es más sencillo, pues se trata de irlos conectando de modo que ayuden a responder a esa gran cuestión planteada. Eso guiará nuestro enfoque del tema. Podemos conocer el Imperio Romano desde un punto socio-cultural (quizás sería el idóneo en este ejemplo), pero según qué misterio hayamos planteado, podemos explorarlo desde un punto geográfico, político o biográfico ("¿Qué importancia tuvo Julio César para la humanidad?", por ejemplo). 

Esto, al mismo tiempo, nos ayuda a prescindir de aquellos contenidos que quedan muy lejos de poder contestar y ayudar a resolver el misterio planteado. Conectar cada contenido volviendo a la Gran Pregunta va a ayudar a establecer las conexiones en un todo coherente desde el que poder construir un relato, evocándolo, esquematizándolo y llegando a conclusiones a partir de las evidencias trabajadas.






5/30/22

LECTURA SIMULTÁNEA

Puede que nos encontremos con algún alumno/a al que le cueste seguir un ritmo adecuado de lectura (sobre todo cuando hacemos el modelaje y no puede seguir nuestro ritmo, que de todas maneras debe ser pausado, "paladeando" la lectura). 




¿Qué tal probar de leer al mismo tiempo en voz alta los dos, maestro y alumno? 

Por supuesto, insistimos en la necesidad de ser pausados, pero siempre acelerando un poco más que ese alumno, estirándolo para que pueda hacerse con el ritmo adecuado del texto. Para empezar, también puede hacerse grupal, para toda el aula, como un juego de lectura común y simultánea, donde trabajar el ritmo y leer siguiendo nuestra dirección. ¡Es como hacer música!

5/26/22

PASOS PARA TRABAJAR LA COMPRENSIÓN LECTORA

Sabemos que las estrategias lectoras, siendo importantes para la mejora de la lectura, son una parte más de un puzzle que incluye dominio del vocabulario y conocimiento de cultura general. En clase redactamos grupalmente pasos a seguir para trabajar delante de una comprensión lectora, teniendo en cuenta también la expresión escrita. Éste fue el resultado:









NOTA ACLARATORIA: Como veréis, el trabajo del nuevo vocabulario según este "manual" se hace de manera más clásica, no siguiendo la manera que este TIP nos muestra (¡y que tan buenos resultados da!). Eso es debido a que este guión pretende ser una guía para el trabajo de comprensión lectora independiente del alumno, por lo que la figura del maestro/a no podría realizar el TIP referido. Ante ello, el alumno debe encontrar y usar esas otras estrategias para hallar el significado de aquellas palabras que desconoce.


5/25/22

LA IMPORTANCIA DEL CONOCIMIENTO

Enseñar contenidos es enseñar a leer.

Seguro que has escuchado más de una vez aquello de "Si sabes leer, puedes aprender cualquier cosa", "La lectura es la llave que abre puertas" o "Leer es poder". 

Pero ¿qué necesitas para leer?

Primero, la traducción del sonido de las letras. Obvio.

¿Qué tal el significado de las palabras? Quizás un alumno entienda cuando decimos "El gato está en la alfombra" pero no entiende tan bien la frase si decimos "El felino está en la alfombra".

Necesita vocabulario. También resulta obvio, pero... se necesita más que vocabulario para entender lo que se lee. Se necesita conocimiento del mundo.

¿Por qué?


1ª razón: Cerrando brechas.

La gente omite información cuando escribe. Espera que tu conocimiento llene los espacios que van dejando. 

Prueba con este fragmento:

"Yo ni siquiera pedí ese libro, pero el cartero lo dejó en mi porche bajo la lluvia y ahora me temo que me lo tengo que quedar."


Idea 1= No quiero ese libro mojado.

Idea 2= Me tengo que quedar el libro.


¿Cuál sería la conexión entre esas dos ideas?

Ahí es donde entra en funcionamiento tu conocimiento del mundo. Los libros mojados están estropeados + Las tiendas no dejan devolver material estropeado por causas ajenas a ellos = Tengo que quedarme con el libro.


Probemos con otro fragmento ahora:

"Este escáner cerebral ha salido borroso, por eso creo que el paciente llevaba maquillaje".

????????????????????????????????

Idea 1= El escáner cerebral salió borroso.

Idea 2= El paciente llevaba maquillaje.


Los escáneres cerebrales utilizan imanes, por lo que los metales pueden hacer que las imágenes salgan borrosas + El maquillaje contiene trazas de metales = El paciente llevaba maquillaje.

Sin saber estos detalles, es decir, sin tu conocimiento sobre ese tema, estas dos ideas previas no conectan de forma lógica y pensaríamos que es una oración bastante absurda.

2ª razón: Resolviendo la ambigüedad

Mucho de lo que leemos podría parecernos ambiguo si no tenemos conocimientos previos.

Pongámoslo a prueba:

"El procedimiento es en realidad bastante simple. Primero organiza los elementos en diferentes grupos. Por supuesto, una pila puede ser suficiente dependiendo de cuánto haya que hacer. Si tiene que ir a otro lugar por falta de aparatos, ese sería el siguiente paso; de lo contrario, sigue adelante ahí mismo. Es importante no pasarse. Es decir, es mejor hacer muy pocas cosas a la vez que demasiadas."

¿Por qué este texto es tan complicado? Conoces todas las palabras del vocabulario y las oraciones son sencillas de entender.

Nos falta algo. Probemos a releer el mismo fragmento pero poniéndole el siguiente título: "Lavar la ropa".

Tu conocimiento sobre lavar la ropa hace que las oraciones ambiguas dejen de serlo. Sin ese conocimiento, nunca entenderías ese fragmento aunque conozcas todo el vocabulario.

Muchas veces no es un parágrafo el que es ambiguo, sino una oración o una frase:

"El cazador dijo: "Hay un ave silvestre al otro lado de este campo, a unas 100 yardas de aquí" Su amigo dijo: "Va, tira".

"Va, tira" es una oración que no significa "Dispara tu arma". 

Conocimiento de fondo: Las armas no tienen un alcance de 100 yardas + Un ave que esté fuera de cobertura no está a nuestro alcance.

"Va, tira" en este caso significa "Venga, sigamos buscando".

¡¡EL CONOCIMIENTO IMPORTA PARA LA LECTURA!!

Algunos datos:

Comentemos un experimento: Teníamos estudiantes de instituto, la mitad de ellos considerados "buenos lectores", la otra mitad "pobres lectores" a partir de un test estándar de lectura. En cada grupo, además,  la mitad sabía mucho de beisbol y la otra mitad solo un poquito.

Los estudiantes leyeron una historia describiendo un partido de beisbol. De vez en cuando, tenían que parar y mostrar en un tablero de juego qué había pasado durante el partido.

Bien, ¿quién creéis que entendió la historia? ¿Los alumnos que el test estándar de lectura había dicho que eran "buenos lectores" o los alumnos que sabían mucho sobre beisbol?

Los "buenos lectores" que no sabían de béisbol consiguieron una puntuación de 18,8 puntos sobre 40 posibles.

Los "pobres lectores" que sabían mucho de beisbol consiguieron 27,5 puntos sobre 40 posibles.

Saber del tema te convierte en un "buen lector". Este efecto se ha observado, además de en el experimento relatado sobre béisbol, en textos sobre el sistema circulatorio, la tecnología de las fotocopiadoras, la guerra del Vietnam...

Así que ¿qué son los "buenos lectores"?

La gente que sabe un poco de todo, así que saben algo sobre lo que en un texto de comprensión lectora les puede salir. El conocimiento en cultura general correlaciona sobre un 0,50 con las puntuaciones de una lectura comprensiva.

¿0'50?

Esto es como decir la correlación existente entre las alturas de los padres respecto a la altura de los hijos, lo cual es una gran correlación.

Así que ¿cómo se supone que un estudiante tiene que adquirir todo ese conocimiento?

Hagamos percentajes: 

¿Qué percentaje de tiempo de clase se dedica a los estudios sociales en un aula de 1º de Educación Primaria? 5%

¿Qué percentaje de tiempo de clase se dedica a ciencia en un aula de 1º de Educación Primaria? 2%

La cosa no mejora mucho más en 3º de primaria.

¿Qué percentaje de tiempo de clase se dedica a los estudios lingüísticos en un aula de 1º de Educación Primaria? Más del 50% ¿A dónde se dirije buena parte de este tiempo? A estrategias de lectura (encontrar la idea principal de un texto, activar conocimientos previos, identificar el propósito del autor...). 

Los experimentos nos muestran que 1) las estrategias de lectura ayudan pero 2) es suficiente con hacerlo una vez. ¡Practicar estrategias de lectura no ayuda! 3) No hay razón para hacer más de 10 sesiones con ellas, como mucho.


RESUMEN:

1) Una vez los estudiantes aprenden a descodificar, pueden descodificar cualquier palabra.

2) Pero no pueden entender todo lo que leen. La comprensión requiere conocimientos previos.

3) Intentar aumentar la comprensión solamente con estrategias de lectura no funcionará.


Utiliza materiales de lectura que enseñen algo sobre el mundo. No descuide las otras asignaturas.

Enseñar ciencia es enseñar a leer.

Enseñar historia es enseñar a leer.

Enseñar geografía es enseñar a leer.

Enseñar música es enseñar a leer.

Enseñar arte es enseñar a leer.

Enseñar derechos cívicos es enseñar a leer.

Enseñar teatro es enseñar a leer.

Enseñar contenidos, en definitiva, es enseñar a leer.


TRADUCIDO Y ADAPTADO DEL CANAL DE DANIEL T. WILLINGHAM